Centros de Educación Temprana en los Jardines Municipales

Nos parece sumamente importante la incorporación de Centros de Educación temprana en los jardines maternales, otorgándoles a los padres y madres la oportunidad de afianzar la confianza en sus propias habilidades para educar a sus hijos, promoviendo la construcción de conocimientos que servirán de base para el futuro educativo de los niños.

En los últimos tiempos observamos que los Municipios, en lo que respecta a la educación, centran su atención en la formación inicial, estableciendo políticas que intentan desarrollar las capacidades de los niños en edades tempranas. En este sentido, ejecutan programas, proyectos e iniciativas que buscan fortalecer el crecimiento integral de los infantes, capacitando a docentes, psicopedagogos y profesionales abocados a este ámbito.

La educación temprana reside en la aplicación de un conjunto de estímulos y atenciones que se realizan con los niños en sus primeros años de vida, con el objetivo de que ellos comiencen a desarrollar sus capacidades tanto a nivel físico como intelectual y social. A través de la presente iniciativa, queremos integrar a los padres en esta serie de actividades, para que ellos junto con sus hijos establezcan vínculos que le permitan generar un espacio de confianza tanto para los adultos en su rol de educadores, como para los chicos en el desenvolvimiento de sus habilidades / aptitudes para aprender.

Vale destacar que en los mencionados Centros, pese a que hay un docente que establece las actividades, lo particular de este proyecto es que se otorga a los padres un rol determinante. Asimismo, proponemos que los CEF sean un lugar donde se ofrezcan herramientas que les posibiliten asistir a sus hijos en el desarrollo de sus capacidades, haciendo hincapié en lo que cada uno vive y experimenta para poder compartir con otros que se encuentran en la misma etapa.

A través de este instrumento entendemos que los niños se podrán desarrollar con mayor independencia y, a su vez, mejorar el vínculo con sus padres. En estos espacios experimentan la confianza, la seguridad e impulsan la imaginación junto con sus capacidades expresivas y psicofísicas.