Gestiones para suspender el aumento de luz

Realicé este pedido tras el reclamo de cientos de santafesinos que recibieron sus boletas de luz y vieron reflejado el excesivo porcentaje de aumento. Este incremento desmedido afecta la calidad de vida de los usuarios así como el desarrollo de comercios e industrias. A esta situación, hay que sumar los permanentes cortes de energía que atañen habitualmente a la mayoría de los barrios de la capital provincial.

A través de este proyecto, solicité que frenen el aumento tarifario realizado y establezcan un tope máximo definido por la Empresa Provincial de la Energía, a partir de un criterio que priorice el bolsillo de los ciudadanos.  La situación económica de muchos santafesinos no resiste un acrecentamiento de esta naturaleza que impacta negativamente sobre las fuentes laborales, las economías domésticas y las industrias y comercios que pueden provocar nuevos incrementos de precios para afrontar costos.

Además, se han dado a conocer cifras oficiales que ubican a la EPE liderando el ranking de reclamos por parte de los usuarios en toda la provincia. Los vecinos se sienten desprotegidos ante los abusos de esta empresa provincial, por lo tanto, pedimos medidas y la urgente intervención del gobierno provincial.

En la última década la EPE fue ajustando anualmente sus tarifas, acumulando durante ese período un incremento en torno al 335 por ciento. El último aumento de un 26,9 por ciento se dio el 1 de diciembre del 2015, en febrero se sumó otro de entre el 42 y el 58 por ciento. Esto demuestra que para el mes de abril los usuarios residenciales estarán recibiendo facturas de luz con incrementos cercanos al 100 por ciento respecto a lo abonado en noviembre, mientras que en el sector de grandes industrias y comercios los aumentos oscilarán hasta el hasta el 230%.

Estos ajustes con porcentajes exorbitantes son imposibles de afrontar por los usuarios.