Pedido de cumplimiento de la Ordenanza Nº 12.217

El presente pedido de cumplimiento de la Ordenanza Nº 12.217 sobre la adhesión a las disposiciones del Título V de la Ley Provincial Nº 13.133 y sus normas reglamentarias, tiene como objetivo que el Departamento Ejecutivo Municipal proceda a la adecuación de la Ordenanza Nº 10.017.

La normativa mencionada indica, en su inciso e), que quienes tramitan la licencia de conducir deben presentar y adjuntar obligatoriamente un “certificado de regularización de multas”. Esta certificación se define como un documento que expresa la ausencia de actas correspondientes a infracciones de tránsito pendientes de juzgamiento y/o pago de una persona determinada, independientemente del vehículo conducido, o aquellas realizadas por terceros no identificados con un vehículo de su propiedad.

El requisito de “libre multa por persona”, en lo que respecta a la Ordenanza Nº 10.017, habla a las claras de su finalidad recaudatoria casi forzosa, no persiguiendo un efecto disuasivo, lo cual es visiblemente inconstitucional y no soporta ni el más mínimo argumento lógico ni jurídico. El vecino, habitualmente necesita obtener la licencia de conducir, razón por la cual abonará las multas que, en numerosas ocasiones, no le han sido notificadas ni respectivamente juzgadas. En la mayoría de los casos proceden al pago en la urgencia por la adquisición de la licencia, ya que prevén un mayor costo a erogar por las tareas administrativas o judiciales que pagar la supuesta multa.

Vale destacar que en la cláusula decima primera del “Convenio Centro de Habilitación de Conductores de la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz, suscripto entre esta Municipalidad de la ciudad de Santa Fe de la Vera Cruz y la Agencia Provincial de Seguridad Vial, en fecha 15 de mayo de 2015” no queda explícitamente requerido el libre multa y, a su vez, tampoco es exigido por la Ley Nº 13.133 de la Provincia de Santa Fe, la cual en su artículo 23, inciso g) establece “No se otorgará o renovará la licencia de conducir a los solicitantes que tengan sanciones firmes pendientes de cumplimiento impuestas por infracciones a las normas de tránsito y de seguridad vial”, quedando manifiesto que el certificado de libre multa no constituye un requisito excluyente para el trámite.

Ni el Convenio, ni la Ley Provincial exigen el certificado de libre multa. Como bien lo expresa la Ordenanza Nº 12.217 en su artículo 1: “adhiérase a las disposiciones del Título V de la Ley Provincial Nº 13.133 y sus normas reglamentarias”, el “Reglamento General de Tránsito” (Ordenanza Nº10.017) debe adecuarse a la normativa de la legislación provincial.

Estas disposiciones remiten a sanciones firmes; no a posibles determinaciones ambiguas. En consecuencia queda claramente expresado por los mencionados argumentos que el ciudadano no puede soportar los efectos de una sanción que, como señalamos, en numerosas ocasiones no se encuentra notificada, en otras estar impugnada y/o prescripta.

Finalmente la exigencia de un certificado de “libre multa” debe limitarse solo a sanciones firmes como lo establece la Ley Provincial, de forma que el organismo estatal correspondiente y el vecino, tengan la confianza de que el aludido documento no posee aún una instancia recursiva que pueda dejar sin efecto esa amenaza de sanción.