Vuelta de Gracia: aviso previo de multa

A través de un mensaje en diciembre de 2011, el Ejecutivo Municipal, impuso modificaciones en el Régimen de Infracciones y Penalidades -Ordenanza Nº 7.882, con la pretensión de “actualizar” los montos de multas, establecidos desde 1992. El interbloque oficialista impuso su mayoría ante un arco opositor que no sólo no acompañó la norma, sino que demás lanzó fuertes críticas a los “excesivos aumentos” de las penalidades, en orden a una eventual “intención recaudatoria” del municipio.

No acompañé la iniciativa durante su tratamiento deliberativo. Los argumentos que se  expusieron sobre la iniciativa del Departamento Ejecutivo se basaron en que  la actualización de las multas implicaban aumentos “excesivos”, y lo más preocupante es que se observa  un “afán recaudatorio”.

Esta acción del Municipio se ve agravada por la negativa de que este Cuerpo Deliberativo intervenga en representación de la ciudadanía, ante estas decisiones, en vistas del reciente veto por parte del Intendente para que el Concejo recupere las facultades de decidir sobre la actualización de costos.

Si se analiza que el aumento y el agravamiento de la cuestión sancionatoria, desde  la concepción de que mientras más altas sean las multas,  se modifican las conductas ciudadanas, estamos frente a un concepto equivocado.

No creemos que las conductas ciudadanas en el tránsito se mejoren o modifiquen con solo incrementar las multas. Las conductas se corrigen con educación, con información y control, colocando los semáforos en los lugares que corresponden, pintando las señales de tránsito particularmente cuando cambian las direcciones de las calles, entre otras medidas. Las medidas que solo tiene una intención recaudatoria, no educan, ni ordenan el tránsito en la ciudad tal como lo venimos observando durante todo este tiempo.

De este modo estamos convencidos que es necesario modificar las normas pertinentes a multas e infracciones con medidas que generen en los ciudadanos conductas responsables y racionales.

Por esto proponemos lo que se denomina “vuelta de gracia” como un gesto por parte de los inspectores de tránsito dejando un aviso previo de multa a aquellos vehículos que no se encuentren en condiciones de estacionamiento mientras el inspector sigue recorriendo las cuadras correspondientes, hasta que regrese al vehículo y efectivamente realice la multa o no, es un acercamiento de reconsideración con el ciudadano.

El municipio mediante sus inspectores generara en el ciudadano santafesino la conciencia de que el Municipio no es un mero recaudador por multas sino que quiere el bienestar para todos los vecinos y el respeto de las normas existentes particularmente las vinculadas al orden vial que permita ante todo un buen transito en la ciudad.